El carácter compacto de la ciudad incrementa sin duda el encanto de Bilbao. Moverse por ella no solo es fácil y sencillo, sino que también constituye una cómoda y agradable experiencia gracias a la moderna y sostenible red de transporte público. Uno de los mejores sistemas de metro del mundo y los frecuentes autobuses, trenes y tranvías componen la apreciada oferta de transporte, que conecta las áreas clave de Bilbao con la costa y el extrarradio más lejano. 

Su tamaño anima a ir andando o incluso en bicicleta o utilizar los medios de transporte, disfrutando de las vistas de los diferentes edificios y el paisaje de la ciudad.